viernes, 23 de agosto de 2013

El soñador tiene que despertar. Luego seguir soñando.

He soñado mucho en mi corto tiempo de vida. 
Siento que he soñado más que vivido, o que mi vida es un sueño, o que soñar es vida.
El resultado, son ideas nada utópicas, con un poder de alcance mas real de que muchos podían creer. Es la sencilla forma de ver realizado algunos sueños, que se transforman como la arena con el paso del mar, o que cambian de perspectiva, pero nunca se alejan de un sentido unificado... soñar.

Desde pequeña he querido ser arquitecta, sin pensar en todo lo que esto incluye, solo se me hacia mola la idea de diseñar algo que luego construirían. Que mi forma de ver las estructuras podía ser un ejemplo a seguir, la próxima frank lloyd Wright, una revolucionaria en la mente de los siguientes arquitectos, que tendrían que construir sobre el mar, dentro de el, y al fin llegar a la genial idea de casas voladoras, EL espacio ya es escaso.
Empecé a estudiarlo, sintiendo que si estaba en lo mío, pero a pesar de tener buenas calificaciones, oportunidades de trabajo en las mejores firmas de arquitectos del país, me estaba hundiendo en una depresión dudosa, llena de lagunas mentales, creadas por las incontrolables lagrimas que mi cerebro derramaba.
El sueño de una niña se vio traicionado por la madurez. La madurez de saber que las cosas cambian, incluso los sueños, y que forzarnos a lago para el resto de nuestras vidas solo nos hará seres infelices (empieza el drama, y se me va la respiración).

Dejé arquitectura...

La etapa siguiente, que era  algo nueva en mi vida, ya que nunca me lo había cuestionado así, se resumía en muchas preguntas, que realmente nos dejan algo desequilibrados cuando alguien más no lo cuestiona:
1. ¿Que quieres?
2. ¿Cómo lo quieres?
3. ¿Cómo lo conseguirás?
4. ¿Te hace feliz?
5. ¿Cómo te vez en los próximos 10 años?

Por alguna razón, muchas de las preguntas, aún no las he logrado contestar.

Traté de estudiar artes culinarias, pero no funcionó, amo cocinar con las manos, no con bowls, tenedores y cuchillos especiales.

Hasta que me decidí por tratar de alimentar lo que seria un pasatiempo estable.

La fotografía.

Busque un estilo de carrera que fuera algo alternativo, que viera las artes visuales que tanto amo, desde las fotografía, al estudio del color, desde la redacción a la realización de una página web. Ahora soy publicista.

Aquí estoy, creciendo, en mi pequeño mar de ideas, donde los sueños cambian como las olas, pero nunca dejan de ser mar. 

¿Cómo te vez en los proximos 10 años?
R: Sudando para seguir siendo una persona batalladora, que cuando cae en dudas, logra responderlas, y que las lagrimas solo hagan parte de un proceso de limpieza, para luego pararme con la frente en alto y continuar
...
Pero no me gustaría estar sola.

2 comentarios:

  1. Life is crazy these days.

    It is easy to get lost.

    I hope everything is alright now and wish you the best.

    As long as you keep trying, all is not lost, that is the key.

    Never give up.

    ResponderEliminar